Preguntas frecuentes

La frecuencia de las sesiones suele ser semanal al inicio. El terapeuta deberá guiarse por los principios de economía y eficacia terapéutica. Por lo tanto, realizará el menor número de sesiones posible para lograr los objetivos establecidos.
Los honorarios los establece cada profesional. No obstante es importante que se rijan por las recomendaciones del Colegio Oficial de Psicólogos, que establece la sesión individual entre los 50 y los 60 euros aproximadamente.
Los objetivos de la terapia son establecidos por cliente y terapeuta. Pueden dirigirse a solucionar un problema concreto o bien a prevenir una situación de crisis. El objetivo de cualquier terapia es trabajar por el cambio como mecanismo de superación, potenciando recursos para lograr equilibrio y estabilidad, facilitando el bienestar y promoviendo la salud del cliente.
La duración de una terapia es flexible. Está en función del caso concreto, cada terapia debe adaptarse a las necesidades de cada cliente. Como orientación, se puede afirmar que no son necesarias más de 20 o 30 sesiones anuales en los casos más complejos. Generalmente no serán necesarias más de 20 o 30 sesiones hasta finalizar la terapia.
El terapeuta debe estar licenciado en la Facultad de Psicología de alguna universidad reconocida de España. El profesional está obligado a facilitar al cliente la información que lo demuestre. El profesional tiene que estar colegiado y debe al cliente respeto y confidencialidad. Regirá su actuación en función de las necesidades y demandas de su cliente.
Las cuestiones a trabajar en terapia pueden ser muy diversas. Desde problemas muy concretos como una fobia específica a situaciones más complejas como los celos o el control de la ira. El trabajo del terapeuta puede también ir dirigido a potenciar las cualidades y habilidades que ya posee el cliente (life coaching). En términos generales, se busca que el cliente modifique estilos desadaptativos de pensamiento y de conducta para lograr su equilibrio y bienestar emocional y su salud física y psicológica.
Cualquier persona motivada para el cambio se puede beneficiar de la intervención psicológica. El único requisito es que el cliente desee mejorar y se implique en el trabajo terapéutico.
Suscribirse a