“VUELTA A LA RUTINA CON UN ADOLESCENTE”.

“VUELTA A LA RUTINA CON UN ADOLESCENTE”.02 Sep

Bienvenidos a todos los padres y madres a la necesaria pero temida rutina escolar con vuestro hijo adolescente. Temida porque los padres de adolescentes saben que el día a día es complejo por no decir prácticamente “imPOSIBLE” (una de las frases que se repiten es “¡este niñ@ está imposible!”). Por suerte para todos no hay nada imPOSIBLE, aunque si en ocasiones poco agradable y complicado.

Es cierto que los conflictos entre padres y adolescentes son normales y propios de dicha transición evolutiva, en la que el niño debe adaptarse a todos los cambios que experimenta (físicos, psicológicos, sociales, emocionales...). Pero también es cierto, y esta parte no se tiene tan presente, que los padres también tienen que adaptar a dichos cambios, ya que de ello depende que en multitud de ocasiones la relación paterno-filial mejore o empeore.

Los adolescentes necesitan expresar su rebeldía, por lo que originan algunas disputas familiares, hacen caso omiso a las indicaciones de sus padres o incumplen las normas. Los conflictos más frecuentes están relacionados con las tareas y las responsabilidades cotidianas (tareas del hogar, hora de llegada, el respeto, la obediencia, etc.) pero las confrontaciones, aunque incómodas, no tienen por qué ser violentas ni emocionalmente doloras. El diálogo y que los adolescentes entiendan que la autonomía se consigue progresivamente, serán cruciales para resolver enfrentamientos.

Pero si dicha dinámica familiar se violenta verbal o físicamente, o alguno de los miembros de la familia sufre emocionalmente, ya no estamos ante situaciones “típicas de los adolescentes”, y es importante que los padres tengan claro que estos problemas no se van a solucionar  “por arte de magia” o que “el tiempo lo pondrá todo en su lugar”.
Cuando estamos ante una problemática familiar de éste calibre los padres no deben “preocuparse” sino OCUPARSE en buscar soluciones y medidas efectivas lo antes posible, ya que todos están sufriendo, sobre todo el adolescente al que parece que todo le da igual.

Desde nuestra área infanto-juvenil, sabemos y vemos a muchos padres agotados, ninguneados y desafiados en su propia casa por una personita que cada día conocen menos y no saben como actuar y demandan ayuda.
 
 Por ello trabajamos con padres y madres que se encuentran en dicha situación, o quieren prevenirla, a través de talleres sobre la gestión y manejo de conflictos con adolescentes. Se trata de grupos reducidos en los que tratamos:
 
-el afrontamiento de momentos críticos en la adolescencia,
-establecimiento adecuado de límites (razonables)
-establecimiento de pautas educativas claras y coherentes,
-fomento de la flexibilidad paterna,
-importancia de la tolerancia a la frustración, etc…
 
Porque sabemos que aunque nunca os lo van a decir vuestros hijos, es lo que más os agradecerán, junto a vuestro amor incondicional.

Para más INFO: sara@psicoforma.es