Tu zona de confort

Tu zona de confort21 Ene
Te levantas, y tienes ese gusanillo de <<descontento vital>>. Si tienes pareja, puede que la mires mientras todavía duerme a pierna suelta y pienses: "Mierda, me equivoqué". (No es grave, es un pensamiento común). Puede que, incluso, empieces a reflexionar más de lo normal en si has construido tú tu propia vida, o has ido aceptando las cosas como venían. A continuación, empezarás a hacer cábalas sobre si hubieras vivido en otro lugar, si fueras más ric@ o más guap@...
 
Basta. Toma en peso tu vida. Dedica diez minutos a no hacer nada (sin música, noticias, o sin la lista de cosas que hacer delante). ¿Qué es lo que te fastidia? ¿Qué puedes hacer para cambiarlo? ¿Cuáles son las excusas que te están viniendo ya a la cabeza? Descártalas. Estás en tu zona de confort. Es en la que te sientes segur@, sin cambiar nada, ojo, seguro, que no satisfecho.
Puedes saltar. No significa que hagas grandes cosas. A lo mejor puedes volver a escribir (aunque no se te de fenomenal), a lo mejor buscar un grupo nuevo de amigos, apuntarte a un grupo de teatro, volver a la universidad, emprender un proyecto profesional...
 
 
Hacer siempre lo mismo provoca los mismos resultados. ¿Qué tal si pruebas cosas nuevas?
 
Julia Benlloch