LA ADICCIÓN SEXUAL

LA ADICCIÓN SEXUAL24 Feb
La adicción al sexo supone el desarrollo de conductas sexuales irrefrenables utilizadas para producir autogratificación.

Se trata de una cadena de conductas estreotipadas más allá del control del sujeto, que interfieren en su vida cotidiana, pero que no se puede dejar de practicar a pesar de los aspectos negativos implicados: sentimientos de culpa, inminente ruptura de pareja, daño ocasionado a la familia, temor a enfermedades de transmisión sexual, problemas económicos o amenaza de pérdida de empleo.

Como ocurre también en otras conductas adictivas  lo que lleva a la búsqueda de la relación sexual es más el alivio del malestar que la búsqueda del bienestar. La adicción al sex se caracteriza porque la conducta no es intrínsecamente de índole sexual, sino que con ella se trata de reducir la ansiedad o de escapar de un desasosiego interno. El sexo se convierte en un remedio para reducir el malestar emocional y la actividad sexual en algo morboso y obsesivo. De este modo, se utiliza el sexo como una estrategia de afrontamiento.
 
La adicción al sexo puede estar ligada a los problemas de ansiedad o a la depresión (más en el caso de las mujeres), con el consiguiente riesgo de suicidio, a problemas en el control de los impulsos, a diversos trastornos de la personalidad (histriónico, narcisista, paranoide u obsesivo-compulsivo especialmente) o al consumo abusivo de alcohol y drogas (más en el caso de los hombres), sobre todo cocaína.