Bienvenidos a Holanda: Blog de Isabel Sala

Bienvenidos a Holanda: Blog de Isabel Sala31 May
(El Copyright del texto original en inglés que aparece entrecomillado es de Emily Pearl Kingsley.
La traducción al español es de Isabel Sala).
 
"Se me ha pedido con frecuencia que describa la experiencia de criar a un niño con una discapacidad,
para intentar ayudar a aquellas personas que no han vivido esa experiencia única a comprenderlo,
a imaginar qué se siente.
 
Yo lo veo así…
 

Cuando vas a tener un hijo, es como planear un fabuloso viaje de vacaciones; a Italia.
Compras un montón de guías de viajes y haces planes maravillosos.
El Coliseo, el David de Miguel Ángel, las góndolas en Venecia.
Aprendes algunas frases hechas en italiano.
Todo es muy emocionante.

Después de meses de crearte ilusiones, finalmente llega el día . Haces las maletas y te vas.
Varias horas después, el avión aterriza.
El sobrecargo toma el micrófono del avión y dice:
“Bienvenidos a Holanda!”. "¿¿¿¡¡¡¡Holanda!!!???”, dices tú. “Qué quiere decir con Holanda?.
Yo me apunté para ir a Italia...!”. Pero ha habido un cambio en el plan de vuelo.
Han aterrizado en Holanda y tú debes permanecer allí.

Lo importante es que no te han llevado a un sitio horrible, desagradable,
lleno de malos olores, miseria y enfermedad: es solo un lugar diferente.
Así que debes salir del avión y comprar nuevas guías. Debes aprender todo un lenguaje nuevo.
Y conocerás a todo un nuevo grupo de gente que en Italia nunca habrías conocido.
Solo es un lugar distinto. Tiene un ritmo más lento que Italia, tiene una belleza menos llamativa.
Pero después de haber pasado algún tiempo en él y recobrado tu aliento, miras alrededor…
y comienzas a darte cuenta de que Holanda tiene molinos de viento…
y Holanda tiene tulipanes. Holanda tiene incluso Rembrandts.

Pero todo el mundo que conoces está ocupado yendo y viniendo de Italia...
y todos alardean realmente acerca del tiempo maravilloso que pasaron allí.
Y durante el resto de tu vida, tú dirás, “Sí, allí es donde se supone que yo debería haber ido.
Eso es lo que yo había planeado”.
 
Estando de acuerdo en el fondo de este escrito, yo añado lo siguiente:
Aunque la pérdida de ese sueño es una pérdida muy importante,
si te pasas la vida de luto por el hecho de que no fuiste a Italia,
nunca serás libre para disfrutar las cosas tan especiales y tan bonitas que tiene Holanda.
Y a fin de cuentas, lo importante es que nuestras vidas estén llenas de amor, no el país en el que las vivamos...