ÁREA PSICOLOGÍA JURÍDICA

La configuración de la Psicología Jurídica se fundamenta como una especialidad que desenvuelve un amplio y específico ámbito entre las relaciones del mundo del Derecho y la Psicología tanto en su vertiente teórica, explicativa y de investigación, como en la aplicación, evaluación y tratamiento.
Comprende el estudio, explicación, promoción, evaluación, prevención y en su caso, asesoramiento y/o tratamiento de aquellos fenómenos psicológicos, conductuales y relacionales que inciden en el comportamiento legal de las personas, cubriendo distintos ámbitos y niveles de estudio e intervención:
• Psicología Aplicada a los Tribunales.
• Psicología Penitenciaria.
• Psicología de la Delincuencia.
• Psicología Judicial (testimonio, jurado).
• Psicología Policial y de las Fuerzas Armadas.
• Victimología.
• Mediación.
 
Detalles de la aplicación de la PSICOLOGÍA JURÍDICA en PSICOFORMA
 
INFORMES PERICIALES
Es práctica habitual que en el proceso judicial, bien jueces, fiscales o letrados, soliciten informe psicológico de un asunto en particular, sobre las personas implicadas en el mismo.
El psicólogo actúa en este caso como perito experto, emitiendo un juicio profesional basado en un informe específico y riguroso hacia el caso.
Las conclusiones y resultados finales, que en ocasiones necesitan ser confirmadas en sala , pueden resultar de trascendencia para sus intereses.
Los motivos por los que puede solicitarse este requerimiento, son de muy diversa índole; afectando al ámbito civil, laboral, derecho de familia y derecho penal.
Según los objetivos concretos del caso, realizamos una evaluación psicológica en base a las técnicas y métodos pertinentes; en este sentido, empleamos las técnicas psicodiagnósticas de mayor fiabilidad.

Considere, entre las causas de solicitud, nuestro asesoramiento:

• Civil:
* Asesoramiento en procesos de separación y divorcio.
* Valoración de idoniedad para guardia y custodia.
* Valoración psicológica del menor y del progenitor.
* Diseño y supervisión de programas en Regímenes de Visitas.
* Procesos de incapacitación.
* Internamiento Judicial.
* Capacidad de obrar.
* Valoración de idoneidad en tutelas y curatelas.
* Capacidad Testamentaria e impugnación.
* Procesos de acogida y adopción.
• Laboral:
* Evaluación del estrés laboral: burnout.
* Valoración del acoso laboral: mobbing.
* Procesos de incapacitación laboral e invalidez.
* Valoración del daño psicológico: lesiones, secuelas.

• Penal:
* Responsabilidad Penal: facultades cognitivas y volitivas.
* Informes de valoración sobre dependencia, abuso de sustancias.
* Valoración de psicopatología, enfermedad mental.
* Valoración de víctimas y agresores en violencia de género.
* Valoración de "perfiles": agresores sexuales, trastorno del control de los impulsos.
* Credibilidad del testimonio.
* Detección de la simulación.
* Valoración de la peligrosidad criminal.
* Estimación del riesgo de reincidencia.
* Valoración del daño psicológico: lesiones, secuelas.
* Pertenencia a sectas.

 
• Asesoramiento a profesionales del derecho:
* Medios de prueba pertinentes a solicitar.
* Reconstrucción de la demanda o recurso desde el punto de vista psicológico.
* Asistencia a juicios.
 
MEDIACIÓN FAMILIAR
La MEDIACIÓN FAMILIAR es una forma nueva de enfrentar las crisis originadas en el seno de la familia que pretende paliar los efectos negativos de los pleitos.
Mediante el proceso de MEDIACIÓN se pretende salvar esos difíciles momentos con el menor coste emocional posible.
En este tipo de procesos, un profesional independiente e imparcial, especialmente formado en la resolución de conflictos, ayudará a las partes a buscar soluciones pactadas que les permitan gestionar los intereses comunes después de la ruptura; y así conseguir acuerdos satisfactorios y duraderos que contemplen los intereses de todos, padres, hijos y abuelos.
La función del Mediador es restaurar la capacidad de  la pareja de comunicarse, construir puentes suficientes que posibiliten, al menos, un acuerdo de mínimos.
El objetivo es conseguir un acuerdo, evitando las secuelas emocionales que un proceso contencioso tiene tanto en la pareja, como en el resto de la familia, principalmente en los hijos.
En el convencimiento de que nadie como vosotros conoce vuestros problemas, a vuestros hijos y vuestras circunstancias, nadie mejor que vosotros para buscar las soluciones.

                                        "Porque después del divorcio, hay que seguir siendo padre o madre
                                                                 la MEDIACIÓN es el mejor camino"


¿Por qué utilizar la MEDIACIÓN?

- Aporta soluciones personalizadas.
- Preserva la intimidad familiar.
- Es rápida.
- Conserva las relaciones entre las partes. Los hijos son los primeros  beneficiados.
- En una mediación con éxito, nadie pierde.
- Es extrajudicial: se desarrolla en un ambiente cálido, confortable y relajado.
- Es flexible.
- Es efectiva.
- Evita secuelas emocionales.